661 85 74 82 borjabailach@reicaz.com / C/DON JAIME N.7 PRIMERA PLANTA/ ZARAGOZA

Divorcios de mutuo acuerdo: Realizar el proceso de manera natural ayudará a la familia

Abogados Divorcios Zaragoza

La ruptura legal de un vínculo matrimonial es uno de los trabajos a los que, de forma más frecuente, han de enfrentarse los abogados de divorcios en Zaragoza. Sin embargo, hay que decir que este proceso puede llevarse a cabo tanto de mutuo acuerdo como, en caso de que no se llegue a un entendimiento entre las partes, contencioso, es decir, interviniendo los tribunales y dictando una resolución final un juez. En este artículo queremos hablar de los beneficios para la familia que tiene llevar a cabo este procedimiento de forma natural y con acuerdo entre ambos cónyuges.

Lo primero que hay que decir es que los divorcios de mutuo acuerdo se ejecutan en un plazo de tiempo mucho más corto que los contenciosos. De hecho, la duración del proceso no suele durar más de tres o cuatro meses mientras que, en los que no hay entendimiento entre las partes, puede llegar a prolongarse más de doce. Incluso, si existen apelaciones, no es extraño que tarde en dictarse una sentencia definitiva varios años. Además, como es evidente, el coste económico de éstos es mucho más elevado.

Sin embargo, el coste de un divorcio no solo puede valorarse en términos económicos y de duración en el tiempo ya que, durante su transcurso, es habitual tener que pagar un alto precio emocional tanto por parte de los cónyuges como, sobre todo, de los hijos. En este sentido, hay que pensar que en una ruptura del matrimonio de mutuo acuerdo suele ponerse por delante el bienestar de los más pequeños evitando que estos tengan que declarar ante psicólogos y fiscales, por ejemplo.

Pero, además, en el caso de los divorcios de mutuo acuerdo, los niños no sufren otras muchas situaciones de estrés que pueden tener secuelas en el futuro. Por ejemplo, evitan tener la sensación de ser víctimas e instrumentos de los padres en caso de que uno quiera hacerle daño al otro. Por otra parte, está demostrado que, en estos casos, comprenden de forma más fácil la situación y el hecho de tener un régimen de visitas determinado les ayuda a tener mayor estabilidad en su vida.

Finalmente, también es necesario comentar que, en el caso de los divorcios en los que hay acuerdo entre las partes, la relación futura de los cónyuges es más sencilla, natural y fluida ya que no han de enfrentarse al mal trago de tener que hacer públicos sus problemas frente al juez, los familiares y los testigos.